Road to InnovationRecientemente, asistimos a la conferencia de Charles Edquist organizada en el marco del Proyecto Interreg TRINNO por el Barcelona Institut d’Emprenedoria (BIE) de la Universidad de Barcelona (UB). Charles fué uno de los primeros investigadores que acuño el término “Innovation Systems” al referirse al ecosistema de innovación y su comportamiento como un sistema cada vez más amplio, complejo e interconectado en el que la incentivación pública de ciertas actividades debía ser objeto de análisis detallado con el fin de maximizar el efecto multiplicador beneficioso para el conjunto del sistema. Charles y sus compañeros dejaban atrás la visión simplista de la innovación como un proceso lineal e independiente.

Ch. Edquist fué un ponente de excepción y que puede exponer su visión en la materia tanto una vertiente teórica (investigador) como práctica, al ser miembro del National Innovation Council de Suecia o NIC. Conviene aquí hacer un pequeño inciso sobre el NIC y su caracter novedoso del que ojalá pudiéramos inspirarnos en otros países. Se trata de un Consejo directamente esponsorizado por el primer ministro sueco. Tras tan sólo 3,5 años de vida han activado en tiempo récord interesantes iniciativas para dar respaldo a la innovación en el país (hablaremos de ellas más adelante en este post). ¿Cómo lo consiguieron? Con la creación del NIC ubicado en las mismas oficinas del Primer Ministro y, lo que es más importante, con el manifiesto compromiso del Primer Ministro al bloquear en su AGENDA tiempo semanal para su dedicación a actividades del NIC. Tras una esponsorización de alto nivel, el NIC se constituyó como un consejo que debía seguir unas premisas de AGILIDAD y ACCIÓN. Es por ello que:

  • prescindió de burocracia (minutas de reuniones o documentación)
  • se dotó y se garantizó la presencia semanal de 10 líderes de opinión y expertos en innovación (entre los que se encuentra Charles Edquist), líderes del sector privado (como el CEO de Volvo) y, sobretodo, el primer ministro en persona con su equipo de ministros más directamente vinculado a la Innovación (ministros de Finanzas, Industria, Ciencia e Investigación, Medioambiente…)
  • se orientó hacia una Agenda Transformadora con claros hitos de avance en la ejecución y en el testeo ágil de las iniciativas ideadas.

Brillante. Sencillo. ¿No creéis? Lo más difícil: bloquear la agenda de un primer ministro. Conseguido esto el NIC ya transmite fuerza, visión y capacidad de liderazgo de la Innovación de un país.

Así, volviendo al asunto de referencia, Charles Edquist nos transmitió con fuerza y conocimiento de causa cuál es el sentido y utilidad de las políticas de innovación y nos brindó con algunos potentes insights y ejemplos suecos que me gustaría compartir en este post.

Personalmente, creo que la política de Innovación es una herramienta indispensable para ayudar al sistema de innovació a que entre en resonancia positiva. Se resume como el conjunto de herramientas que, desde los organismos públicos, se ofrece a los diferentes stakeholder para el impulso de aquellas actividades clave (véanse: investigación básica, investigación aplicada, fomento del ecosistema emprendedor, formación, Educación, Cambio de las Instituciones o organismos públicos, financiación y servicios de asesoramiento, transferencia tecnológica, etc…) que harán del sistema innovador un sistema cada vez más efectivo y eficiente. En la sabia elección del kit de herramientas de las que disponemos radica la complejidad de la Política en Innovación. Ch. Edquist lo resumió a la perfección de la siguiente manera:

“Innovation Policy main and unique goal: allow innovation performance!”

Pero en su introducción ya nos advirtió de una paradoja que se dá actualmente y que tenemos que erradicar de antemano: el mundo investigador y empresarial ya concibe la innovación con un sistema, no obstante, los Gobiernos aún piensan en términos lineales. Así, las políticas de innovación deben revisarse y actualizarse a los nuevos tiempos. Además, para conseguir un sistema de innovación con rendimientos positivos y crecientes, la Política de Innovación debe atender a complejidades y criterios fundamentales tales como:

  • Conocer bien el estado actual del territorio objetivo
  • Tener siempre en mente el criterio de Additionality o lo que es lo mismo, que no se redundan esfuerzos entre la iniciativa pública y privada. Es decir, que el mercado no interferirá, suplirá o complementará negativa lo que la iniciativa pública activa.  Se consigue teniendo clara la división de esfuerzos y trabajo entre la iniciativa pública y privada.
  • Velar por minimizar ineficiencias del sistema (doble gasto, doble esfuerzo investigador)
  • Potenciar actividades y sectores clave del sistema que puedan, por interrelación, afectar positivamente a terceros, buscando un Efecto Multiplicador de la incentivación dentro del sistema.

De este modo, desde el NIC y en tan sólo 3 años, se impulsaron 2 interesantes iniciativas tales como:

  • La creación de una agencia especializada en la gestión de un fondo de inversión público para nuevos modelos de negocio que se encuentran en fases tempranas de desarrollo (early-stage). Un fondo con una dotación de capital de unos 2 billones de euros que ayudará en el desarrollo del ecosistema emprendedor dando soporte a modelos de negocio arriesgados por esencia y donde es complicado que la iniciativa privada se involucre por el alto riesgo que conlleva
  • La creación de una agencia especializada para promover el cambio en toda la Administración Pública sueca, implementando un modelo innovador de Compra Pública. La compra pública (bienes, equipamientos y servicios contratados por todos los organismos públicos y que puede estar más o menos centralizada) gestiona una cantidad de capital mucho mayor que el esfuerzo innovador de cualquier ente privado. Por lo tanto, es un foco de actuación importantísimo y que puede fomentar la creatividad y la competencia empresarial. ¿Cómo? Sencillo en teoría, más complejo en la práctica por la transformación en personas y organización que implica, pero a fin de cuentas se trataría de dejar de licitar productos y servicios y empezar a solicitar funciones y soluciones. Por poner un ejemplo: Podemos emitir una orden de compra por placas metálicas o de madera para minimizar el impacto sonoro en el vecindario en nuestras autovías y carreteras. O bien, podemos pedir una solución / funcionalidad que rebaje a niveles mínimos los decibelios en nuestras carreteras. De este modo, se abre la veda. Ante este reto, existen múltiples soluciones en los que la industria del hormigón, de equipamientos sonoros o la investigacion y desarrollo universitario puede verse involucrada y motivada a participar.

De este modo y con este post, aprovecho la ponencia para recopilar conceptos básicos en materia de Política en Innovación. Mucho por hacer en este sentido ya que es fundamental para la salud innovadora de nuestros territorios que sepamos escoger con criterio (casi ya científico) las áreas y actividades clave que fomentar desde la Administación Pública.

Espero que os haya sido de utilidad. Me encantaría proseguir la conversación con vuestros comentarios.

Hasta la próxima!

 

Anuncios