CommunityNos encontramos ante el reto de crear un grupo de comunicación interno e informal al que se acojan la comunidad de “innovadores” de nuestras organizaciones y clientes. El grupo (por ejemplo, basado en la red social corporativa Yammer de Microsoft) quiere convertirse en el foro de encuentro para TODOS los profesionales de la empresa. Tras una comunicación interna efectiva y de una atenta curación/publicación de los primeros posts críticos que marcarán el estilo comunicativo e invitarán a que el colectivo tome partido, se pretende pues que el Grupo de Yammer sea fuente de aprendizaje constante y origen de conversaciones informales entre sus integrantes cuyas lecciones se debatan en la máquina de café, crezcan en base a la aportación colectiva, se trasladen a otros entornos on/offline, maduren en salas de reuniones, se les aplique metodología y acaben convirtiéndose en proyectos / servicios / modelos de negocio relevantes para la empresa.

Por experiencia, plataformas como Yammer son enriquecedoras; enriquecen ideas e inquietudes desde la creación conversaciones informales entorno a tópicos relevantes para todos los niveles (individuos, equipos, organización). Es un proceso puramente social en el que si finalmente la comunidad cuaja, entonces todos salimos beneficiados de los insights que trae consigo la constante y rápida generación y compartición de ideas. Por ejemplo, por citar alguno de los múltiples beneficios (ya tendremos ocasión en reparar en otros beneficios de las redes sociales corporativas en sucesivos posts), las redes sociales corporativas implantadas con éxito rompen con la tradicional gestión del conocimiento. Paradógicamente, se crea un flujo informal de compartición de contenidos que se distancia del típico repositorio de contenidos estático. A pesar del aparente caos existente, la nueva gestión del conocimiento basada en lo social (social tagging, replies, likes, reshares, etc.) aporta tres aspectos fundamentales: CONTEXTO (la comunidad ayuda a resolver casi en tiempo real una duda específica en un contexto determinado), REFERENCIA dentro del network (se crean vínculos directos entre expertos, ideadores e implantadores de la idea) y FILTRADO NATURAL (las aportaciones trascienden o caen en desuso según el interés que despiertan en la comunidad).

Así pues, poco a poco, se espera que los involucrados vaya ampliando miras, planteando nuevos retos y la comunidad se vaya dotando de herramientas y recursos que potencien el foco hacia la Innovación. 

Pero más allá de los retos operativos y cambios culturales que plantea la creación del grupo, previa apertura del mismo, se presenta fundamental el crear un discurso motivador que aúne, avive y habilite conversaciones colaborativas entre esa, ocasional, casta de individuos “ingestionables”, talentosos, inquietos y energéticos: los intraemprendedores. Se debe crear un propósito compartido o una visión gracias a la cual la comunidad sienta que merece la pena trabaja y que, por lo tanto, ésta revierta horas y dedicación a nutrirla.

Le hemos estado dando vueltas y no veo mayor reclamo para la participación (engagement) para este colectivo inquieto que proclamar abiertamente que se debe dar una oportunidad a las ideas! Y es que las ideas no merecen estar encajonadas. Qué mejor que compartirlas y difundirlas para otorgarles posibilidades de desarrollo y de éxito futuro. Llevándolo al extremo, ojalá todos nos robemos ideas entre todos y así algún día éstas vuelvan ampliadas o incluso ejecutadas a nosotros. No créeis?

“Ideas are useless unless used” [by Theodore Levitt]

O recogiendo el estilo sintetizador de B. Gracián, podríamos decir que:

“La idea, si compartida, más cerca de su propósito”

Te apuntarías al Grupo? Pues aquí, en este blog, tenemos uno! Vamos contruyendo… Te apuntas?

Anuncios