domotica fotoDomótica. Sigo ese tema desde hace tiempo. De hecho su denominación ha cambiado y evolucionado mucho dependiendo del lugar, persona, tiempo, entorno, que acuñe el término. La domótica también ha sido conocida como “Automatización de Hogar”, “Integración de sistemas residenciales”, “SmartHomes”, “Intelligent House”, pero siempre con la percepción de que se trataba de “la casa del futuro”.

Hablando con la gente respecto a ese tema, la receptividad ha sido también de lo más heterogénea: “¡Wow!”; “¡Tontería!”; “¡que chulo!”; “nice to have”; “¡lo necesito!”; “¡No lo necesito!”, pero otra vez con la percepción de “eso será el futuro”.

Las empresas o profesionales del tema siempre se han esforzado mucho para intentar convencer a todos de que eso era algo necesario y alcanzable, intentando traer el futuro al día de hoy. Pero la gente quería esperar al “mañana”.  Volveré a hablar de ello al final del artículo, pero hablemos y repasemos un poco el ayer…

Hasta la fecha, los sistemas domóticos se han basado en múltiples tipos de tecnología, protocolos y alcances. Muchos fracasos y poquísimos éxitos. Siempre había problemas que resolver en función del tipo de instalación, performance o convergencia. Además, el sector se caracterizaba por mucha innovación incremental en producto y muy poca en la generación de business models sostenibles.

Sin precisar las fechas (porque dependiendo del país que estás, hay grandes variaciones de cuando una u otra tecnología ha llegado en cada país – bastante diferente de hoy, que lanzar algo en un rincón del mundo significa estar disponible en otro lado del mundo en segundos) y simplificando la historia, los primeros sistemas domóticos empezaron por utilizar la red eléctrica como vía de información para el control de dispositivos: sencillo pero poco fiable. Luego se empezaron a introducir sistemas industriales dentro de los hogares: fiable pero poco amigable. Más tarde llegaron los protocolos cerrados dedicados en exclusiva a al campo de la domótica: amigable pero complejo para instalar. Fueron surgiendo sistemas periféricos (como control de escenario de iluminación o multimedia) pero de difícil integración con otros sistemas (clima o cámaras, por ejemplo). Se crearon asociaciones con el objetivo de producir e instaurar protocolos y estándares, regular y promover la domótica. A pesar de los esfuerzos, la tasa de adopción por parte del usuario final fue reducida. Se quedó reducido al ámbito técnico y tecnológico.

Así que, hoy tenemos muchas empresas vendiendo diferentes tipos de aparatos, pero sin un estándar homogéneo e integrador, sin una masa crítica de clientes que disfruten realmente de lo que puede ser un sistema domótico moderno y funcional.

El paso más reciente que ayuda la domótica a despegar han sido los aparatos conectados: el famoso internet of things, que permite conectar muchos dispositivos a la web y controlarlos desde donde sea. Pura capacidad de interconexión pero aún no tan inteligentes. Aún se carece de interconexión lógica sostenible y que permita le integración en un ecosistema formado por otros dispositivos electrónicos del usuario, siendo realmente útil para su día a día. Además tiene que tener el diseño, ergonomía y experiencia de usuario apropiado / apreciado por el usuario. Sumad a todo ello, tienen que generar un apego emocional masivo para provocar y acelerar la demanda. En definitiva, generar confianza y que la gente quiera disponer de ello en sus ambientes más privados, los hogares.

¿Quién sería capaz de formar este puzzle y hacer que la domótica finalmente funcione y despegue? No creo que será una única empresa, pero una unión de esfuerzos, habilidades, recursos, tecnología y conocimiento…

Pero podría, ¿por qué no?, empezar con dos gigantes.  ¿Por qué no Apple + Google reuniendo todos esos elementos, creando una plataforma única en condiciones para el usuario?

Mañana en California se anuncia el próximo lanzamiento de Apple. Cuento los minutos para que llegue mañana……y que sea el “mañana” tan esperado. ¡Que el futuro pase a ser presente!

Mañana…

House Puzzle

Autor: Marco Banzato, colaborador de InnovationThoughts.com

Anuncios