(Como no podía faltar una mención al Cluetrain Manifesto en este blog, recojo el post de una anterior aventura bloguera, el cual, según mi opinión, sigue difundiendo conceptos innovadores e increíblemente actuales).

Mucho se ha escrito sobre el magnífico libro, “Cluetrain Manifesto: The end of business as usual”. Referencias y recomendaciones de todo tipo se pueden encontrar en la red. Como véis, también he sentido la necesidad de escribir sobre él con tan solo leer las rompedoras 95 tesis que sirven de introducción al libro (Traducción de las 95 tesis al castellano). Estuvo en boca de todos en el año 2000 (año de su publicación)  cuando copó los primeros puestos de los libros más vendidos sobre “Business”. Sus autores, provenientes de grandes compañías americanas, vaticinaron el fin de los negocios como se habían estado entendiendo hasta ahora: la humanización de la empresa y la interlocución con el consumidor se vuelven vitales. Su página web no pierde comba, manteniendo su popularidad, notablemente gracias a la facilidad de recomendación que ofrecen los Social Media (véase lo que se dice de Cluetrain Manifesto en Twitter).

Cuando se cumple el décimo aniversario de su publicación, es increíble ver como sus postulados y su particular visión de los negocios no solo siguen de actualidad sino que se ven confirmados al ver cómo cambian ciertas políticas empresariales o cómo la voz del consumidor se va haciendo cada vez más fuerte y respetada.

Algunos ven en este libro una auténtica revolución, otros el preludio de una nueva era del marketing, pero a mi simplemente me gusta submergirme en sus conceptos, los cuales deberían añadirse automáticamente a esa lista imaginaria de atributos que todo buen empresario maneja a la hora moverse y decidir en el mundo de los negocios. Sin más preámbulos, creo que deben tenerse en cuenta a la hora de configurar estrategias o tácticas empresariales.

En resumidas cuentas, Cluetrain Manifesto da las pinceladas descriptivas de un nuevo paradigma de los negocios en donde tanto las organizaciones y sus miembros como los consumidores, asientan las bases de nuevas relaciones para ambos beneficiosas gracias a un diálogo y una interconexión sin precedentes(notablemente, gracias a Internet y a sus herramientas sociales). Es el momento en que las organizaciones se olvidan de jerarquias y políticas de control (“bajando de sus torres de marfil”) para apostar por la transparencia y la conversación entre personas. De todas las 95 claves que se recogen en el preámbulo del libro, las siguientes son las que me parecen más inspiradoras:

  • Clave 1 sobre el mercado: “El mercado son conversaciones”
  • Clave 3 sobre la manera de conversar: “Las conversaciones entre seres humanos suenan humanas. Se conducen en una voz humana”
  • Clave 14 sobre el contradictorio comportamiento de las corporaciones: “Las corporaciones no hablan con la misma voz de estas conversaciones interconectadas. Para su audiencia objetivo, suenan huecas, opacas y literalmente inhumanas”
  • Clave 17 sobre el cambio del oyente/consumidor: “Las empresas que asumen que sus mercados online son iguales a los mercados que veían sus anuncios por televisión, se están engañando”
  • Clave 21, 25 y 78 sobre la necesidad de adaptación a la voz del consumidor: “Las empresas necesitan tener sentido del humor”, “bajar de sus pedestales para hablar con aquellos con los que esperan entablar relaciones” y “Quieres que paguemos? Queremos que nos prestes atención”
  • Clave 32 sobre el nuevo equilibrio: “Los mercados inteligentes encontrarán proveedores que hablen su mismo lenguaje”
  • Clave 44 sobre la inutilidad de las politicas verticales: ” Las compañías instalan sus intranets desde arriba para distribuir políticas de RRHH u otra información corporativa que sus trabajadores están tratando de ignorar”
  • Clave 50 sobre el fin de la jerarquía: “Hoy en día, el organigrama está hiperenlazado, no jerarquizado. El respeto al conocimiento práctico resulta más importante que la autoridad abstracta”

 Probablemente hayáis oído hablar de él, pero, por si no fuese así, no podía pasar sin recomendarlo.

Un saludo a todos! Y ya nos contaréis qué os inspira el Cluetrain Manifesto.

Foto titulada “The Cluetrain Manifesto” de Gauravonomics

Anuncios